No nos hagan más invisibles. Antonio Pérez

 

Se ve un trozo de la fachada de una casa antigua de dos colores, rosa palo intenso y crema, que necesitan una mano de pintura. La foto muestra las ventanas de dos viviendas, ambas con rejas de hierro negro. En la vivienda de la planta inferior se ve una anciana de cabello blanco y rostro arrugado que mira hacia su derecha en un gesto serio, que refleja una mezcla de hartura, preocupación y miedo. La mujer viste un camisón estampado de color azul cielo y blanco, y apoya ambas manos en la reja de su ventana.

En la vivienda superior hay un pequeño balcón del que cuelga una pancarta blanca con la frase, en letras mayúsculas azul celeste, NO NOS HAGAN INVISIBLES; en el pie de la pancarta se ve el hashtag #LaresVozdeMayoresyCuidadores. La ventana de la vivienda aparece cerrada y en su cristal se refleja un cielo completamente azul y dos torres de una iglesia.