INTRODUCCION

2020 ha estado marcado por la irrupción inesperada de un virus hasta la fecha desconocido que ha producido una emergencia no solo sanitaria, sino también política y social de dimensiones impredecibles y cuyo impacto global aún no podemos dimensionar.
 
Lo que sí se ha puesto de manifiesto es la situación de extrema vulnerabilidad de miles de mujeres y niñas con discapacidad, así como de mujeres cuidadoras de personas en situación de dependencia en este contexto, quienes han visto conculcados sus derechos más elementales durante el periodo de confinamiento decretado en muchos países del mundo como medida necesaria para frenar la expansión del COVID-19.
 
Esta realidad ha sacado a la luz los déficits de una sociedad que aún considera prescindibles ciertos recursos y servicios que son esenciales para una mujer con discapacidad en su día a día, lo que se ha traducido en una falta de vigencia de derechos fundamentales durante este periodo de excepcionalidad.
 
Esta exposición fotográfica nos muestra esa cara oculta de la pandemia protagonizada por mujeres y niñas con discapacidad.