INTRODUCCIÓN

  

                                                                                                 EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA

El impacto de la pandemia en mujeres mayores con

discapacidad institucionalizadas

Tras la irrupción inesperada en 2020 de la pandemia provocada por la COVID-19 y sus devastadoras consecuencias para la salud y el estado de bienestar, la Fundación CERMI Mujeres ha venido denunciando la situación de extrema precariedad y de discriminación de miles de mujeres y niñas con discapacidad, así como de mujeres cuidadoras de familiares con discapacidad. Estas mujeres han visto conculcados sus derechos más elementales durante los diferentes momentos de confinamiento y otras medidas excepcionales decretadas en muchos países del mundo para frenar la pandemia.

Pese a las lecciones aprendidas en los primeros momentos de esta crisis, sigue siendo especialmente preocupante la situación en la que se encuentran las mujeres mayores con discapacidad residentes en instituciones cerradas, por su aislamiento, por sufrir una soledad no deseada y, lo que es peor, por la sistemática vulneración de sus derechos fundamentales.

Pese a que estas condiciones de vida impuestas y sufridas por las mujeres mayores con discapacidad institucionalizadas existían ya con anterioridad a la crisis sanitaria, la pandemia sin duda alguna ha agravado exponencialmente su impacto en este sector de población.

Sirva esta exposición para sacar a la luz una realidad tan desconocida e incluir en la agenda la reivindicación de una política pública centrada en las personas, donde las alternativas residenciales y de cuidado no pasen por el ostracismo y la segregación y el derecho a vivir de forma independiente y a ser incluida en la comunidad sea una realidad para miles de mujeres mayores con discapacidad de todo el mundo.