ACTUALIDAD el valor de la unidad 3.8 millones de personas con discapacidad, más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos

 

Los jóvenes con discapacidad reclaman su derecho a obtener una formación de calidad y el acceso al empleo

01.02.2005

El pasado domingo se clausuró en Mollina (Málaga) el I Encuentro Estatal de Jóvenes con Discapacidad con la exposición de una serie de conclusiones sobre formación, empleo, vida independiente, ocio y tiempo libre extraídas de grupos de trabajo en los que intervinieron los jóvenes participantes con discapacidad.

 

Sobre el empleo, el Encuentro Estatal concluyó que los jóvenes con discapacidad tienen dificultades para acceder a un puesto de trabajo debido a problemas de concienciación, ya que se observa a los discapacitados como personas que no son capaces de hacer cosas.

 

En este sentido, Elena Salaberría, coordinadora de este grupo de trabajo y secretaria de la Comisión de Juventud del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), afirmó que "los jóvenes discapacitados son discriminados porque no tienen la oportunidad de demostrar que pueden trabajar".

 

Además, muchas empresas no ponen las adaptaciones necesarias para la persona con discapacidad, por lo que "se anula la posibilidad de cualquier proyección profesional".

 

Por ello, los jóvenes discapacitados reivindican que se cumplan las normativas, que la sociedad les ayude a realizar ese proceso de sensibilización y, en definitiva, reclaman que tienen derecho a trabajar, que quieren un empleo y que les tienen que dar ese derecho.

 

En materia de formación, los jóvenes con discapacidad demandan prioritariamente los recursos necesarios para que su discapacidad no suponga el límite de su desarrollo formativo.

 

Para ello, reclaman la sensibilización de la comunidad educativa que acoge al joven discapacitado: personal docente, compañeros, etc. También solicitan que la Administración cubra los mínimos necesarios que permitan al joven discapacitado acceder a una formación de calidad en igualdad de condiciones al resto de compañeros.

 

En cuanto a la vida independiente, los jóvenes con discapacidad participantes en este I Encuentro Estatal buscan la igualdad y el acceso a una vida autónoma.

 

Por ello, este colectivo entiende que su vida independiente ha de ser como la de cualquier otro, pero, además, tiene que significar la capacidad para decidir con libertad y por sí misma, en todos los ámbitos de su vida y con todos los apoyos que sean necesarios.

 

También exige que, para que su vida independiente sea plena y de calidad, se necesita poder gestionar de manera personal las subvenciones de carácter público o privado en todo lo que se refiera al acceso a los servicios asistenciales, así como el aumento de las cuantías de estas subvenciones.

 

Además, los jóvenes discapacitados solicitan que se potencien todas las inversiones en domótica, por lo que supone en el aumento de lo que será la calidad de la vivienda que está buscando.

 

Este colectivo pide y necesita que la configuración de su vivienda sea cercana a su puesto de trabajo y reconoce que el hecho de poder tener una vida independiente pasa ineludiblemente por un acceso a la formación, al empleo y por poder disfrutar de un ocio y tiempo libre como el de cualquier otra persona.

 

Finalmente, en ocio y tiempo libre, los jóvenes discapacitados solicitan la creación de ámbitos adaptados a ellos y reclaman la supresión de las barreras sociales, arquitectónicas, de comunicación y los obstáculos económicos.

 

Por otra parte, manifiestan que es necesario mejorar el transporte y el acceso a los locales de ocio para poder disfrutar de su propio tiempo libre en aquello que quieran hacer.

 

 

MANIFIESTO-DECALOGO

Estas conclusiones servirán para reclamar los derechos de los jóvenes con discapacidad a través de un manifiesto-decálogo que se elaborará en próximas fechas y que será presentado al Consejo de la Juventud de España y al Instituto de la Juventud, para que este colectivo sea reconocido en estas instituciones y en los futuros planes que se tiene que desarrollar.

 

El domingo se celebró una mesa redonda que trató sobre las "medidas a implementar en pro de la integración social de los jóvenes con discapacidad", en la que participaron la vicepresidenta del Consejo de la Juventud de España, Concepción Estrada; la presidenta de las Nuevas Generaciones del Partido Popular, Carmen Funes, y el secretario general de las Juventudes Socialistas de España, Erik M.Campos.

 

Estrada manifestó que, para el Consejo de la Juventud de España, "es muy importante compartir las inquietudes de los jóvenes con discapacidad" y aportó tres medidas básicas para que este colectivo se englobe dentro de un movimiento asociativo: dotar de independencia asociativa a la juventud con cualquier tipo de discapacidad, hacer accesible el movimiento asociativo juvenil a las personas con discapacidad y abrir espacios de participación en los Consejos de la Juventud autonómicos.

 

Estrada finalizó que "cuando los jóvenes con discapacidad realicen alguna demanda, el Consejo de la Juventud de España va a estar ahí".

 

Por su parte, Funes se mostró convencida de que este Encuentro "saldrá una línea de colaboración y de trabajo muy importante con los jóvenes discapacitados". Como gran objetivo, planteó conseguir la igualdad de oportunidades, independientemente de los partidos políticos a los que cada uno represente.

 

"Es imprescindible crear una sociedad del bienestar en la que todos seamos iguales ante la ley porque la igualdad no viene determinada por si se tiene una discapacidad o no", comentó.

 

Además, reconoció que "es importante que las organizaciones se escuchen y hablen de los jóvenes con discapacidad".

 

Planteó tres propuestas para el futuro de este colectivo: la posibilidad de acceder a un puesto de trabajo, la supresión definitiva de las barreras arquitectónicas y tecnológicas, y la participación de los jóvenes discapacitados dentro de sus asociaciones y a través de la Comisión de Juventud del CERMI.

 

Funes terminó su intervención diciendo que "mientras que haya un solo discapacitado que no se sienta en igualdad y en libertad dentro de la sociedad española, significará que quien realmente tiene una discapacidad erá la propia sociedad".

 

Por otro lado, Campos expresó que es muy importante que la Comisión de Juventud del CERMI se haya constituido "para expresar las ideas y las propuestas de los jóvenes con discapacidad".

 

Además, en su condición de diputado, hizo saber a los participantes que estas propuestas "serán trasladadas a la sociedad y a las diferentes instituciones".

 

En su intervención, realizó cinco propuestas de futuro: análisis de la realidad, "para intentar consensuar las medidas que se pueden desarrollar en materia de discapacidad"; creación del cuarto pilar del Estado del bienestar; conquistas legislativas e institucionales; políticas integrales, y la institucionalización de la participación de los jóvenes discapacitados en el Consejo de la Juventud de España.

 

También animó a la participación de los jóvenes discapacitados en el Plan Joven 2005-2008, para procurar que éste responda a cada joven con discapacidad.

 

Campos terminó pidiendo un voto afirmativo en el próximo referéndum de la Constitución Europea porque "puede contribuir a eliminar las barreras que se encuentran las personas con discapacidad".

 

Finalmente, se celebró el acto de clausura en el que intervinieron la presidenta de la Comisión de Juventud del CERMI, Isabel Alvarez, que prometió trabajo y un futuro esperanzador para los jóvenes con discapacidad; y el responsable de apoyo a CERMI autonómicos de la Fundación ONCE, Eugenio Martín, quien aconsejó a los jóvenes discapacitados que "trabajen por ganar peso dentro de sus propias asociaciones para trasladar sus problemas a los órganos competentes, porque hay que intentar cambiar la realidad en la que todos están viviendo".
 

 

  • facebook
  • twitter
  • linked in