ACTUALIDAD el valor de la unidad 3.8 millones de personas con discapacidad, más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos

 

Entrevista a Luis Cayo Pérez Bueno, director ejecutivo del CERMI Los gobiernos han de sentir la presión de la sociedad civil y llevar la discapacidad a la agenda política

11.10.2005

 

El pasado viernes se clausuró en la ciudad brasileña de Natal la VIII Conferencia de la Red Intergubernamental Iberoamericana de Cooperación Técnica (RIICOTEC). La RIICOTEC, de la que forman parte todos los países latinoamericanos, más España y Portugal, fue creada en 1992 y desde entonces viene desarrollando programas de cooperación técnica en las áreas de personas con discapacidad y mayores.

 

El Director Ejecutivo del CERMI y miembro del Comité Directivo de la RIADIS (Red Iberoamericana de Organizaciones no Gubernamentales de Personas con Discapacidad y sus Familias), Luis Cayo Pérez Bueno, estuvo presente en esta cita representando al movimiento asociativo español de la discapacidad.

 

¿Cuáles han sido los objetivos de la VIII Conferencia de RIICOTEC?

 

La RIICOTEC celebra cada dos años su conferencia, que es el órgano máximo de representación y gobierno. En ella, se hace balance de lo actuado y se planifican las lineas de acción para los próximos dos años. La reunión de Natal se convoco bajo el lema "Por una sociedad inclusiva", con el que se quería poner el acento en la necesidad de desplegar políticas eficaces que lleven a las personas con discapacidad y mayores a la plena ciudadanía.

 

Como representante del movimiento asociativo de personas con discapacidad en España y miembro de la RIADIS, ¿Qué utilidad ve en este tipo de reuniones?

 

Esta reuniones no tienen un efecto inmediato, ni cambian nada de la noche a la mañana. En ese sentido, sería injusto pedirle mas de lo que buenamente puede dar. Pero es un hecho que las políticas de discapacidad y de mayores que se desarrollen en la región iberoamericana vendrán determinadas en buena medida por la cooperación internacional, por la presión que esta pueda ejercer en los gobiernos. Entendida así, la existencia de RIICOTEC, con su fallas y debilidades, es positiva.

 

¿Qué aportaciones ha hecho el movimiento asociativo en este encuentro?

 

Las ONGs de discapacidad, a través de la RIADIS, hemos estado presentes en la Conferencia, lo cual es de señalar. Sin un contraste exterior, sin una fiscalización crítica, los gobiernos tienden a la justificación, incluso a la autoalabanza. Han de sentir la presión de la sociedad civil articulada, han de sentir que su acción -o su inactividad, en muchos casos- esta siendo vigilada y si es preciso denunciada.


 

Al margen de esta realidad incuestionable, la RIADIS ha traído a esta conferencia planteamientos concretos: llevar la discapacidad a la agenda política, inscribir las políticas de discapacidad en la mas amplia derechos humanos, lucha contra la pobreza, participación y corresponsabilizacion del movimiento asociativo.

 

¿Este tipo de reuniones fomentan la implicación de los Gobiernos hacia políticas de discapacidad?

 

Sí, lentamente, pero las fomentan. Es un hecho que la llamada alta política, en Iberoamérica y en muchas partes del mundo, ignora la discapacidad. Hay que insistir, ante los gobiernos y los funcionarios y autoridades para que se impliquen. La representación política de los países en la RIICOTEC es de perfil bajo, lo que denota que el objetivo esta lejos. Pero hay que actuar con lo que uno tiene.
 

  • facebook
  • twitter
  • linked in