ACTUALIDAD el valor de la unidad 3.8 millones de personas con discapacidad, más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos

 

El sistema sanitario desconoce en gran medida las demandas de las personas con discapacidad

17.08.2006

El sistema sanitario español desconoce en gran medida las demandas de salud de las personas con discapacidad, ya que no percibe a estas personas como usuarios cualificados de salud ni sabe administrar la diferencia que éstas portan. En la mayor parte de las veces, la discapacidad que presenta la persona que recibe atención sanitaria no es tenida en cuenta, pues los sistemas de salud no saben cómo abordarla.


Ésta es una de las conclusiones del estudio “Discapacidad y Asistencia Sanitaria”, editado por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), en el que se analizan las necesidades y demandas de las personas con discapacidad en materia de salud y se sugieren medidas de mejora.


El trabajo tiene por objeto proponer a las Administraciones Sanitarias la adopción de medidas de mejora, contrastadas y factibles, que venzan o atenúen todo lo posible los desajustes entre necesidades y demandas de las personas con discapacidad en términos de salud y la respuesta que éstas reciben por parte los sistemas sanitarios. Todo ello, con un enfoque de calidad y de satisfacción del usuario.

 

El estudio sostiene la tesis de que, contrariamente a lo que se ha venido considerando con habitualidad, las personas con discapacidad no son ni se sienten enfermos. La discapacidad es una circunstancia personal y un hecho social producto de la interacción de factores tanto individuales (el hecho físico, la materialidad de la discapacidad, que en ocasiones consiste o deriva de un desorden de salud) como sociales (el entorno de la persona que presenta el hecho físico).

 

No obstante lo anterior, las personas con discapacidad, por concurrir en ellos esa situación, demandan y requieren, en ocasiones, una atención de salud más intensa, lo que determina que sean usuarios y/o consumidores más cualificados de servicios y prestaciones sanitarias. Sin ser enfermos, muchas personas con discapacidad sí precisan más atenciones de salud.

 

La discapacidad resulta así un elemento “perturbador” para  los sistemas tradicionales de salud, que introduce perplejidad e incertidumbre, en un sistema poco flexible, concebido para el canon de usuario medio. De ahí surge el “desajuste”, en el campo de la atención sanitaria, entre las demandas de salud de las personas con discapacidad y las prestaciones uniformes y globalizadoras provistas por los sistemas de salud al uso.

 

El estudio podrás ser consultado en la página de Internet del CERMI www.cermi.es.

Agosto, 2006.

CERMI

  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • lwhatsapp
  • lwhatsapp