ACTUALIDAD el valor de la unidad 3.8 millones de personas con discapacidad, más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos

 

El peor enemigo

10.10.2006

DE LA ABYECCIÓN
MARCEL JOUHANDEAU
TRAD. DE MARTA GINÉ
Editorial: ELCOBRE - CERMI
BARCELONA, 2006
183 PÁGINAS, 19 EUROS
MIGUEL SÁNCHEZ-OSTIZ

 

A Marcel Jouhandeau (1888-1979), autor de una obra copiosa, entre relatos, ensayos (muy peculiares) y obras de ficción autobiográfica y memorialística, coetáneo y amigo de Paul Morand, se le puede alinear, sin temor a equivocarse, con los miembros más conspicuos de la derecha literaria y política francesa, junto con Chardonne y Lacretelle. La diferencia es que la obra de Jouhandeau fue siempre acompañada del escándalo y de la sospecha de que, incluso entre líneas, además del franco elogio de la voluptuosidad (ese es precisamente el título de una de sus obras más memorables), palpitaba el Mal y la perdición. Provocador y subversivo.

 

A Jouhandeau, que tuvo una desdichada actuación en Weimar, en 1941, en plena ocupación alemana que, como otros, pagó hasta el final de su vida, se le ha venido conociendo por una aureola sulfurosa, de bicho raro, protagonista de una vida privada turbulenta y no precisamente simpática, como amigo de lo escabroso y alguien poco o nada «frecuentable». Como autor se le ha conocido por sus crónicas matrimoniales (Scènes de la vie conyugale), que en realidad son un monumento a las broncas inenarrables (que otros consideran, tal vez con más justeza, «peripecias tragicómicas») que tenía con su mujer, la bailarina Élise Caryathis, y por la manera excesivamente franca de airear su vida privada.

 

ARREBATOS MÍSTICOS.

 

De la abyección le sirvió a Morand para verter, en su correspondencia secreta con Jacques Chardonne, el vitriolo de algunas de sus bromas feroces, haciéndole profesional de la misma, en su sentido más chocarrero, desde su tierna juventud hasta su senectud de santo y masoquista. Así es como, por ejemplo, se hace eco, en su Journal inutile (anotación 3-IX-1975) de que Jouhandeau andaba jactándose alegremente de haberse cogido la sífilis a los 87 años. Fue un gran suministrador de anécdotas de salón. De la abyección es un libro raro de un autor también raro y poco frecuentado, en virtud, precisamente, del contenido de libros como éste.

 

Una obra testimonial, cierto, pero también un ensayo ascético poco convencional, nada ortodoxo, ni desde el punto de vista de los dogmas católicos ni de la muy puritana e hipócrita moral cívica, una búsqueda de un Dios, que, a la fuerza, resulta escandalosa para el dogma. En estas páginas, Jouhandeau, con la crudeza de su mejor estilo, relata su iniciación homoerótica, su descenso, voluntario e inevitable, a los infiernos personales, sus arrebatos místicos, su vocación de santidad sin eludir el Mal, su necesidad de liberarse por la reconciliación o la expiación de su oeor enemiqo: él mismo. En 1939, cuando vio la luz, tuvo que ser, a la fuerza, una obra turbadora.

 

Reseña aparecida en el diario ABC (Suplemento ABCD las Artes y las Letras) el 7 de octubre 2006

  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • lwhatsapp
  • lwhatsapp