ACTUALIDAD el valor de la unidad 3.8 millones de personas con discapacidad, más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos

 

El CERMI pide en el Parlamento la profesionalización de los servicios de asistencia personal

05.10.2005

 

La responsable para los Asuntos de la Mujer del CERMI estatal, Ana Peláez, reclamó ayer ante la Comisión no Permanente para las Políticas Integrales de la Discapacidad del Congreso de los Diputados la profesionalización de los servicios de asistencia personal para las personas con discapacidad que requieran de los mismos.

 

Peláez señaló respecto a las mujeres con discapacidad severamente afectadas que es necesario desarrollar y mejorar los servicios a domicilio, incluidos los de rehabilitación y terapia psicológica, para atender sus necesidades.

 

En este sentido, reclamó el desarrollo de un servicio de apoyo complementario y específico para el cuidado de hijos e hijas, dirigido a madres y padres con discapacidad y la creación de Centros de Día "en donde las mujeres y hombres con discapacidad severa puedan desarrollar actividades sociales y culturales en su entorno, así como recibir asistencia primaria".

 

La responsable de Asuntos de la Mujer del CERMI recordó que hay casos de madres con discapacidad que "se han visto despojadas de sus propios menores por la falta de concienciación adecuada de los profesionales que hayan podido intervenir en los procesos de valoración para el otorgamiento de guarda y custodia o patria potestad por considerarlas no aptas por razón de discapacidad para el cuidado de los hijos, vulnerando en lo más profundo la dignidad humana de estas mujeres".

 

También pidió la promoción de la formación a familiares y/o cuidadores de personas con una discapacidad severa y la puesta en marcha de "servicios de respiro", en aquellas zonas donde todavía no existan.

 

Duplicar en el IRPF la reducción de 1.200 euros por hijos menores cuando tengan una discapacidad aumentando así mismo el límite de edad hasta los 6 años es otra de las propuestas que planteó a los diputados.

 

Ana Peláez insistió en la importancia de promover la profesionalización de los servicios de asistencia personal, pero matizó que deben "concebirse de forma que las personas con discapacidad que los utilicen ejerzan una influencia decisiva en la manera de ejecutarlos".

 

DISCAPACIDAD SEVERA

 

"Se hace necesario", explicó, "en consecuencia, burocratizar y profesionalizar la figura y los servicios de asistencia personal que, además de facilitar las tareas relacionadas con movilidad en el hogar, alimentación, aseo e higiene personal, apoyo en el hogar, acompañamiento en el trabajo y en el ocio, hagan extensiva dicha asistencia a todos los ámbitos de sus vidas, también al de una vida sexual plena".

 

En relación con las mujeres con discapacidad no independizadas o que viven en centros institucionales, planteó la necesidad de desarrollar un plan de acceso a la vivienda que incluya ayudas para la adaptación de las mismas y el reconocimiento del trabajo no mercantilizado desarrollado por muchas mujeres con discapacidad en la atención directa a sus mayores, entre otras medidas.

  • facebook
  • twitter
  • linked in