ACTUALIDAD el valor de la unidad 3.8 millones de personas con discapacidad, más de 8.000 asociaciones luchando por sus derechos

 

El Cermi denuncia el acoso y la violencia que está sufriendo un equipamiento social para personas con discapacidad en Valencia.

27.12.2005

 

Tras el rechazo violento de algunos vecinos, subyace una actitud discriminatoria y hostil contra las personas con discapacidad

 

Las organizaciones de discapacidad demandarán a los vecinos violentos por acoso


Madrid / Valencia, 23/12/2005.- El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI Estatal) y el Comité de Entidades de Representantes de Personas con Discapacidad de la Comunidad Valenciana (CERMI CV) rechazan y denuncian, de la manera más categórica posible,  el acoso que está sufriendo la Asociación de Ayuda a la Parálisis Cerebral de Valencia (AVAPACE) por parte de algunos vecinos de Valencia, que se oponen violentamente a la construcción de un equipamiento social en la plaza de José María Orense de esa capital, destinado a la atención e integración social de personas con parálisis cerebral.

 

Para los representantes de las personas con discapacidad y sus familias, tanto a escala estatal como autonómica, los comportamientos de estos vecinos, que han ejercido violencia material contra las obras de construcción del centro, derribando vallas y dañando bienes, materiales y maquinaria, obedecen a una clara actitud de discriminación y hostilidad contra las personas con discapacidad, a las que no consideran “dignas” de participar en la vida comunitaria, disfrutando de un servicio más como el centro social que se está construyendo.

 

El CERMI, tanto estatal como autonómico, está estudiando ejercer acciones legales contra los responsables e inductores de estos actos, a los que demandará por acoso contra las personas con discapacidad. Nuestro Ordenamiento jurídico prohíbe el acoso a las personas con discapacidad que, con arreglo a la Ley 51/2003 de 2 de diciembre, se define como “toda conducta relacionada con la discapacidad de una persona que tenga como objetivo o consecuencia atentar contra su dignidad o crear un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo”.  

 

Los representantes de las personas con discapacidad reclaman a los poderes públicos valencianos con responsabilidad en materia de seguridad ciudadana la protección permanente de las instalaciones del centro que promueve AVAPACE y la persecución con todo el rigor legal de los sujetos responsables e instigadores de los comportamientos violentos e intimidatorios. 

 

Asimismo, hacen un llamamiento a todas las autoridades valencianas, a la sociedad civil articulada y en especial al movimiento vecinal para que condene públicamente y muestre su total rechazo a estas conductas impropias de una sociedad democrática avanzada en la que todos sus miembros son ciudadanos de pleno derecho.


 

 

 

 

  • facebook
  • twitter
  • linked in